19 de enero de 2017

DIAS DE COSTURA: DE FUNDA DE COJÍN DE IKEA, A FUNDA DE ALMOHADA

El sábado Gerard y yo pasamos una tarde la mar de amena en Ikea, aunque debo decir que es la primera vez que nos agobió el barullo de gente... había cola hasta para caminar por los pasillos!!

En nuestra lista de la compra se encontraban las cajas DRÖNA para organizar la parte alta de mi armario, cosa que al final no ha sucedido ya que las he utilizado para la habitación de los niños (sí hice cambios otra vez y me encanta el resultado, pero esto os lo explico otro día). También compré alguna planta mini que estaba de oferta para darle colorido a la entrada, fiambreras y botes de conserva para tirar los que están ya estropeados.

Pero el artículo deseado entre todos, era la funda nórdica HEMMAHOS. Gerard ya le echó el ojo antes de navidad, pero cuando fuimos estaba agotada. Le hacía gracia dormir con la funda nórdica dibujada con objetos de ikea, y ya nos veis a los dos locos de contentos al ver que había, no una, si no dos para poder vestir las dos camas iguales!!


El único inconveniente de las fundas de Ikea, es que la funda de cojín no es compatible con las almohadas de 90cm. Así que.... como no tengo los cojines de Ikea para estas fundas, no dudé ni un segundo en medir y cortar. Es lo que tiene pasear por Ikea, que llegas inspirado y con ganas de trabajar, jijiji


Es muy fácil y rápido de hacer, si tienes máquina de coser como yo o si eres una crack cosiendo a mano.
Lo primero es medir el ancho de la almohada y ver si sobra suficiente tela como para coser a continuación del largo.


Una vez cortada, unes el sobrante al lateral del largo de la almohada. Yo utilizo alfileres y coso directamente, pero es cierto que hilvanar es mucho más profesional ;) Recuerda hacer un pequeño dobladillo para que no se vean los cortes y quede mucho más curiosa.


Tachan!!! La funda queda ideal para utilizarla con tu almohada. Una forma perfecta de no dejar a un lado la funda de cojín, que seguro a muchos os ha pasado que nunca la habéis llegado a utilizar. Si os queda un poco corta como a mi, que todavía no acaba de hacer el largo necesario, con poner una funda blanca debajo, quedará ideal!!!

Fijaos si estaba inspirada y con ganas de crear, que eran las 22h y estaba cosiendo la funda blanca y la nueva transformada... jijiji. Y es que no hay como un buen paseo de ideas para organizarte las tuyas propias.

Aún me quedan unos cuantos cojines más por convertir, pero eso me lo pulo yo en otra tarde inspiradora frente a frente con mi máquina de coser.

Y vosotr@s, os animáis a convertir vuestras fundas?

PD: La funda blanca para la almohada la he hecho con la tela de una bajera que le iba pequeña a mi cama. A veces va bien no tirar las cosas, seguro que le encuentras una segunda utilidad.

¡¡Feliz Jueves!!