8 de junio de 2016

MONTAÑA Y NIÑOS: RUTA A CAN PALÓS - ST BOI DE LLOBREGAT (BARCELONA)

Tenemos la suerte de disfrutar de la montaña con dar tan solo unos pasos. Los alrededores de nuestro pueblo forman parte de la anilla verde del Baix Llobregat, por lo que hacer una excursión con los niños, sobre todo con los más pequeños, se convierte en un plan fácil y divertido.

En el puente del 16 de mayo, quedé con Rosa y Álex para pasear con los peques. Una pena que el Sr. D le tocase trabajar, no solo porque me tocó llevar un poquito a Xavi a los hombros, si no porque lo pasamos realmente bien.

Decidimos hacer la ruta que sube a la "Escola de Natura de Can Palós". Una ruta muy sencilla aunque algo empinada que puedes iniciarla a pie por el Camí del Llor de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), o dirigirte en coche a la emblemática Masia Santa Bárbara, un restaurante que a día de hoy está cerrado, y continuar a pie desde ahí.

Gerard, Xavi y yo fuimos por el camí del Llor. Valientes nosotros, bajo un calor que ya empezaba a imponerse, Gerard con su bici nueva de segunda mano dándolo todo en las cuestas, que no son moco de pavo, y Xavi con sus paraditas para hacer pipí (siii se nos  hace mayor y ya ha decidido ir sin pañal!!!)


Una vez llegamos arriba, que nos costó lo nuestro a paso tortuga con Xavi y Marcel, los dos benjamines... nos deleitamos con nuestra comida preparada para la ocasión. Qué mejor forma de reponer fuerzas que sentados entre risas, comida casera, un poquito de embutido y cervecita... eso no falta nunca!! (aunque sea 00)



Una vez cargadas las pilas, Xavi y Marcel encontraron su momento de concentración y diversión al lado de la fuente, mientras Gerard y Pau encontraban una cabaña para resguardarse y montar su propia "asociación para la construcción de cabañas en el campo". Por un módico precio te convertías en socio colaborador para subir piedras y palos;  y de esta forma seguir construyendo la cabaña de Can Palós. Ya os digo yo que una vez subidas dos piedras te convertías en socio de honor... porque madre mía lo que costaba subir la cuesta cargado jijijij 
Qué energía tienen por favor!!! Y qué imaginación!!! Es lo que hace desconectarse de la vida urbanita por unas horas.


La bajada fue mucho más fácil, freno en mano eso sí para los dos ciclistas, pero más cómoda para los dos pequeñines que se comportaron como campeones. Rosa y yo decidimos volver con los niños por el Camí del Llor y Álex no tuvo más remedio que volver en coche solo.  Pero todo fue recompensado en mi casa con una cervecita fresquita, unas papitas fritas y muchas risas mientras los niños disfrutaban de un rato de juego en casa, después de una aventura en la naturaleza.

Y a vosotros, os gusta hacer excursiones a la montaña? Yo ya estoy deseando preparar la próxima, que entre mercadillos, fiestas, visitas familiares y alguna salida al zoo o tibidabo, poco tiempo hemos tenido.

¡¡Feliz Miércoles!!

No hay comentarios: