27 de agosto de 2015

AULA DE NATURA LES ESPLANES (TARRAGONA)

Este año teníamos claro que nuestras vacaciones no iban a ser muy intensas. El cambio laboral de mi marido nos ha obligado a quedarnos por Barcelona en casita y sin coche, pero mientras entre semana buscábamos alguna actividad adecuada para una mamá con un niño de 6 y otro de 2 (edades no muy favorables si te ves sola con ellos para ir a la playa, la piscina y a según que lugares turísticos) los fines de semana los hemos aprovechado a tope.

La primera salida fue una excusa para celebrar nuestro aniversario de boda. Un lugar que conocí desde las diferentes alternativas que nos proponen en la web de familias en ruta. Un lugar que me llamó la atención por su proyecto, por su retroceso en el tiempo, por su forma de vida eco.

El Aula de natura Les Esplanes, es un lugar de ensueño para los más pequeños, y para los grandes también. Una masía situada cerca de Nulles, a 5km de Valls (Tarragona). Un espacio donde desconectar será lo único que podrás hacer, ya que su entorno incita a ello.



Para Gerard fue una experiencia sin tecnología: sin tele, sin móvil, sin radio, sin ordenadores... Su primera reacción fue rechazar el lugar, criticarlo y pensar que no había nada que hacer allí (cosa que ya esperábamos) pero todo este malestar se fue calmando cuando conoció a al hijo de la familia que pasaba unos días en la caravana de al lado.

Le enseñó que había muchas cabañas, animales, zonas de juego... y poco a poco, fue ganando terreno la curiosidad. Las ganas de que saliese el sol para poder disfrutar del lugar.

Nos despertó el gallo, sí señores... a las 5 de la mañana!! La falta de costumbre claro, la segunda noche ni lo escuchamos jijiji. Lo bueno de madrugar, es que disfrutas de la calma, de los primeros rayos de sol, del silencio...



Y si, es verdad. En casi cada árbol hay una cabaña, la zona de juegos se ha ido diseñando con cosas que han pasado a tener una nueva vida, la energía se produce por la corriente de aire que se concentra en un punto en concreto, uno de los baños dispone de una fosa que no tolera el papel y otro produce abono para utilizarlo en el huerto...

No paramos de saltar en la cama elástica. Una descarga de adrenalina que una vez la ibas dejando marchar, se apoderaba de nosotros la paz interior, las risas, los suspiros que muestran nuestra calma...


Disfrutamos de una tarde en la piscina de Nulles, un taller de pintura y chocolatada en Bellavista, y un paseo por los alrededores del lugar.


Un fin de semana aprovechado al máximo, sin prisas, con calma, respirando hondo el aire puro y dejándonos llevar por la sostenibilidad de un lugar mágico.

Una experiencia inolvidable para todos, que seguramente repetiremos...

PD: Gracias Xavi por tu hospitalidad, por prestarnos todo lo necesario olvidado en nuestra casa y por enseñarnos que vuestra forma de vida slow, eco y sostenible existe y se puede llevar a cabo. Mil gracias!!


No hay comentarios: