8 de enero de 2010

DE VUELTA A LA REALIDAD

Con la llegada de los reyes todo acaba... volvemos al trabajo y la rutina. Yo intento hacer de cada día una ilusión nueva, con mis metas, mi imaginación y mi familia por su puesto; que es la que me da mecha para seguir tan animada y con ganas de disfrutar cada minuto.
Al final pudimos ir a ver la rua. El agua nos dio un poquito de tregua y bajamos a la calle con el chiquitín enfundado en ropa y bajo un paragüas 2x2. No lloró, qué va!! Al contrario, cuando pasó la primera carroza con música daba palmas y no paraba de sonreir. Era toda una satisfación ver su cara en sorpresa... pasaban con unas cometas de peces y sepias... y se quedaba alucinado!!! Muy buena la experiencia, el año que viene ya cogerá caramelos y todo, así que aún será más emocionante.

No hay comentarios: